0

Un año más

Así es, ha pasado un año escolar más y ahora depende de todos entender de que nos ha servido; en lugar de que pensemos que hemos gastado un año, hay que darnos la oportunidad de entender que hemos ganado un año.

De los Maestros

Ya hay varios que en estos momentos se encuentran preocupados debido a la falta de tiempo para terminar los libros, llenar cuadritos, líneas y circulitos con tal de quedar bien con la dirección, la supervisión además de, con los papás.

Hay otros que en estos momentos se encuentran ocupados con lo que piensan realizar el siguiente año escolar, basándose en una autocrítica, evaluación de iguales o de sus alumnos. Pero, ¿cuántos maestros realmente pueden decir esto? Maestros ocupados en entender el nuevo material o en conocer las nuevas técnicas para la realización de actividades; realizando evaluaciones de los libros ocupados y tareas hechas.

Hace poco leí una entrada (una disculpa por no tener la liga en este momento) en dónde la coordinadora de la integración de las tecnología de la información y la comunicación, en una escuela primaria, expresaba su satisfacción de haber podido crear, desarrollar así como finalizar varios y diversos proyectos en diferentes grados escolares. Había descrito la maravillosa experiencia que habían tenido los alumnos y la gran satisfacción que los maestros sintieron. Aún así, mi asombro no fueron los recursos tecnológicos que utilizaron, sino, que la coordinadora ya estaba en la preparación de los nuevos proyectos en conjunto con los maestros, y por supuesto que lo qué no haya dado resultado se cambiaba.

¿Se dan cuenta de la gran idea “revolucionaría” descrita arriba? -sin mencionar lo “peligrosa” de la situación.

Y es que no es posible conocer en cuántas escuelas de nuestra comunidad los maestros en conjunto con los directivos realmente se preocupan por diseñar lo novedoso del año siguiente como una sola comunidad. ¿Cuántos maestros tendrán una continuidad en su trabajo? ¿Cuántos maestros se interesan por esa continuidad? ¿Cuántos directivos se centran en esa continuidad de su personal?

Desafortunadamente, muchos maestros se centran en la continuidad del empleo y en la contraparte en la continuidad del empleado.

Una situación excelente sería que en lo más temprano posible los maestros se enterarán de su situación futura, el grado que impartirá, su compañeros de fórmula (auxiliar, maestro extracurricular) y desde ese momento empezar con la planeación del año siguiente. Varios maestros se sienten traicionados debido a que en algunas escuelas particulares no pagan los meses de vacaciones de verano, entonces por qué no proveer una situación en que los maestros necesiten ir a trabajar en esas fechas y, por lo consiguiente merecer una retribución por el trabajo realizado. ¿Porqué salir el último día de junio y regresar una semana antes de clases? ¿Cómo se puede preparar un año entero en tan pocos días?

Como maestro, yo sí creo que los maestros merecemos irnos de vacaciones unos días de verano; pero, no creo que irme y perderme por dos meses sea lo mejor para mi práctica profesional.

Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *