9

Enthusiasm? Shock? Excitement? None?

Yesterday afternoon, I found out that Sue Waters had published a post where she mentioned our class blog, “Publishing Corner“. It surprised me a lot as it is the first time any of the blogs I have a participation is mentioned anywhere! – nevertheless the blog is 4 months. The major audience “The Edublogger” receives every day has helped us already by increasing the blog’s international visitors.

That afternoon I e-mailed my students so they could see by themselves what a big step they have taken, as they have reached real audiences which also was the main purpose of starting a class blog.

This morning when I was with them in class, we talked about it and I explained how important “The Edublogger” is in the Education on-line community, how this small mention in a list had given us the opportunity to get closer to the rest of the world and that it IS actually true what they say in the “Think Before You Post” security videos; if you are on-line, anyone may see you anywhere.

I could see that for these 11 and 12 year-olds it was like an eye-opening experience, to see light for the first time. Now, they are aware of what monumental responsability it is to be on-line: Facebook, Twitter, Messenger, Hi5 and this time around, blogging.

Without knowing, Sue has helped me a lot when this Friday I present to my students the new approach we’ll be working through the semester for blogging: awards!

5

Lo más del 2009

Siempre como maestro te preguntas qué, cómo, cuándo y porqué suceden las cosas en tu salón; la grandísima mayoría de las ocasiones, lo haces al finalizar el año escolar, ya cuando has podido saborear el éxito de ver a tus estudiantes crecer y aprender. Esta evaluación es principalmente profesional y te ayuda mucho en prepararte para el siguiente año.

En esta ocasión, después de leer un post de Larry Ferlazzos’s Blog, me puse a pensar qué es lo que me había pasado a mí como maestro este año 2009, pero que además haya influenciado en mi vida personal debido a la relevancia que tuvo en mi forma de ser, sentir, pensar y enseñar.

Los “más” momentos son los siguientes:

  1. Momento más feliz: cuando mi ex-alumno de primer año de primaria Gabriel me preguntó en septiembre el por qué ya no fui su maestro en cuarto año, cuando se suponía que iba a estar conmigo por segunda vez. Él comenzó “¿Porqué ya no nos dio clase?” -“Pues ya ves cómo son las cosas; te salvaste de estar conmigo otra vez.” le contesté. Acercándose a mí, me dio un abrazo y me dijo: “Ah, yo sí quería”.
  2. Momento más revelador: casi al finalizar el año escolar un alumno de sexto comentaba de cómo había tenido una clase maravillosa en dónde había tenido la oportunidad de escuchar música, utilizar la computadora del maestro y platicar en clase -era una fascinación para él por que deberían de haber estado trabajando- finalizó haciendo hincanpié que aquel maestro había sido un excelente maestro. El compañero con el que hablaba respondió muy seriamente “¡Ese no es un buen maestro! Un buen maestro es el que te enseña.” No se me puede olvidar la manera en qué lo dijo, lo había dicho con muchas ganas de que el otro entendiera que estaba equivocado.
  3. Momento más triste: cuando algunos alumnos se habían lacerado sus brazos con la misma punta del compás por que era “padre”, para estar a la moda y para ganar una apuesta. Al principio pensé que había sido causa por la indiferencia de sus padres; fue increíblemente triste cuando me di cuenta que la verdadera razón era porque sus mamás eran unas “alcahuetas” y la conducta de ellAs (así es, femenino) se justificaba porque estaban en la adolescencia. Por lo tanto decidí hablar solamente con aquellas familias que sabía iban a hablar con sus hijos.
  4. Momento de mayor orgullo: un alumno de primaria a quien siempre le pedía que trabajara, quien siempre sacaba bajas calificaciones, quien siempre le gustaba meterse en problemas, dijo en inglés “horseback riding” entendiendo cuál era su significado, en el momento correcto y contexto correcto. Ahí me di cuenta que sí había aprendido.
  5. Momento de mayor sorpresa: cuando mis alumnos me vitorearon el día de la clase muestra.