0

Lo Más de 2010

Lo sé, este post tiene un mes y medio de retraso; pero como dice el dicho: mejor tarde que nunca. No lo pude hacer antes por todas las razones que ustedes puedan pensar, pero yo me quedo con el síndrome del escritor bloqueado.

Hace un año escribí una entrada parecida a esta la cual acabo de leer para inspirarme un poco, pensar sobre aquellas categorías pero ahora del 2010, si era necesario escribir una nueva o quitar otra. Deben de tener en mente que estas categorías y la entrada en general no necesariamente tienen que ver con mi ámbito profesional, sino también envuelve situaciones familiares o personal que hayan hecho un cambio en mi ser, pensar, sentir o idear.

De igual manera debes de tener en mente que estas categorías abarcan desde enero hasta diciembre del 2010 y que por lo tanto hay dos ciclos escolares en final de 2009 -2010 y el inicio del 2010 – 2011; ambos con alumnos diferentes y muy posiblemente con grados igualmente diferentes.

Sin más preámbulo, aquí están los momentos “más”:

1. Momento más feliz: cuando decidí que era tiempo de cerrar una puerta y una ventana se abrió. Me sentí feliz porque me di cuenta que era lo que yo quería, anhelaba y necesitaba en ese momento; simple y llanamente la vida que llevaba en ese entonces me hacía infeliz y se tenía que terminar de tajo. Desde que me inculcaron en un curso que en una vida profesional atraviesas por tres pasos, siempre he tratado de aplicarlos. El paso uno es conocer tu empresa y que ella te conozca a ti. El siguiente paso es que en tu área puedas ver si estás en acuerdo con las normas, reglas o puntos de vista; si estás en desacuerdo, ver si lo puedes cambiar o innovar. Y el último paso es entender si aquello es para ti, si lo aceptas como está o si lo puedes cambiar; o entender que es mejor irte. Yo decidí: Gracias, pero no gracias.

2. Momento más triste: aquellas personas que deje detrás, aquellas que me apoyaron incondicionalmente, me divertían, me hacían la vida más fácil día con día, se preocupaban por mí y lo más importante, me querían. Gracias por todo.

3. Momento de mayor satisfacción: ver todo lo que se hizo dentro del salón y de los grupos de secundaria. Debo admitir que hubo momentos muy difíciles (los adolescentes son algo especial) pero al final entendimos que aprendimos de ambas partes y se lo reconocimos. Fue la primera vez que aplique el blog como herramienta de publicación de trabajos, y fue la primera vez que mis alumnos se enorgullecieron por lo que sabían hacer con el inglés.

4. Momento de mayor orgullo: Los dos reconocimientos que mis alumnos de secundaria me dieron; me reconocían lo bueno y lo malo, pero por ello mismo, son los reconocimientos que más aprecio. Es cierto, dentro de la escuela es una actividad obligatoria pero no es obligatorio dárselos a todos los maestros, ni es obligatorio que te lo enmarquen.

5. Momento de mayor sorpresa: En agosto regresé a una gran escuela con grandes alumnos, la sorpresa fue ver que con aquellos no se había perdido la amistad, el cariño y familiaridad que ya habíamos construido durante dos años de clases juntos. Ellos me conocían muy bien, yo los conocía mejor, ¿cómo nos llevamos?, de maravilla.

Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *