Filosofía

A mí me enseñó mi familia que vales por lo qué sabes hacer, pero esto no se significa que tienes que saber sobre todo. Significa que cualquier cosa a la que te dediques debes de hacerla bien y a la primera, además de que debes de llegar a ser el mejor.

Esta idea, más la experiencia que he tenido la cual ha sido poca, pero muy valiosa, me enseñó que en la vida un ser humano tiene que llegar a ser un individuo útil para sí mismo y por lo tanto, para la sociedad. Esto se logra teniendo, primero, los valores, principios y hábitos que te permitan ser una persona respetuosa, educada y  sensible a tu entorno; segundo, tener una formación que te abra las puertas de tus metas profesionales logrando el éxito; que te permita racionalizar así como concretizar tus ideas para llevarlas a cabo.

Pero todo esto no se logra con tres, cuatro o seis años en la universidad, ¡es un proceso que lleva toda la vida! Entonces, si un alumno fue formado y educado desde siempre con las habilidades sociales, culturales, prácticas y técnicas (por decir sólo algunas) tendrá dieciocho años de ventaja sobre el otro estudiante quien apenas se “puso las pilas” cuando llegó a la universidad.

Como maestro siempre he tratado que mis alumnos sean independientes al terminar el año escolar, las personas que han estado cerca de mí durante el proceso lo podrán comprobar y trato de incorporar las herramientas necesarias para lograrlo.

Para finalizar, me gusta ser maestro, no me gusta hacerme tonto y le doy la importancia que se merece a mi asignatura. Quiero que mis clases sirvan para el futuro y que no sean para pasar el rato.